Associação Gaita-de-Foles A.P.E.D.G.F. APEDGF
Associação Portuguesa para o Estudo e Divulgação da Gaita-de-foles - Portuguese Bagpipe Society .'.
gaita - bagpipe - cornemuse - zampogna - dudelsack - bock - gaida - phìob - biniou - mezoued -zucra - duda - pipe - sackpipa
  Gaita-de-fole | Sócios | Actividades | Notícias | Escola | Comprar | Orquestra de Foles Documentos  | Contactos

« Principal « Documentos « A Bandúrria
.

Espaco.gif (821 bytes)
Em Português

O texto sobre a Bandúrria, em português.

 

Espaco.gif (821 bytes)
Oyer la Bandurria
Dalgunos cantares de música de Bandurria, en mp3, por Daniel García de la Cuesta:

Dami un besu (1.4mb )


Valsiao (832kb)
 
Vengo de Moler (1.1mb)

Espaco.gif (821 bytes)
Instrumentos medievales
Instrumentsmedievaux.org: 
Páxina en Francés sobre instrumentos medievales de toa triba.
Espaco.gif (821 bytes)
Asturies.com
Más sobre Asturies: LLingua, Xiografía, Cultura, Noticies, Hestória, Música, etc.
Espaco.gif (821 bytes)
Espaco.gif (821 bytes)
Espaco.gif (821 bytes)
Espaco.gif (821 bytes)
Espaco.gif (821 bytes)

La Bandurria
por Daniel Garcia de la Cuesta




A pesar del pasu del tiempu y de la pérdida de la xente mayor que mos fai de transmisor na tradición, gracies al trabayu d’investigación de campu, anguañu n’Asturies ye posible atopase con auténtiques ayalgues que mos xunen, en delles ocasiones, a les dómines medievales con pocu que miremos. Esti ye’l casu d’un estrumentu musical de cuerda nomau Bandurria.
El pasau 17 d’ochobre de 1998 tuvo llugar en Uviéu, dientro la programación de “Les Mañanes del Arquiolóxicu”, una charla na que s’apurrió información sobre les investigaciones caberes alrodiu de la bandurria, estrumentu del que’l muséu posee dos exemplares, gracies a la donación de la coleción de Manuel González-Longoria Leal, marqués de La Rodriga, nel añu 1951 y qu’hasta agora figuren nel catálogu del muséu comu “Rabeles” y de procedencia desconocida.

Magar al entamu d’esti sieglu l’etnógrafu musical Eduardo Martínez Torner fizo algún comentariu sobre esti tipu d’estrumentos n’Asturies, la recoyía de datos entamó a mediaos de los años setenta pol trabayu de grupos d’investigación etnográfica comu “Los Urogallos”, d’Uviéu y sobre tou de Manolo S. López de “La Quintana”, de Xixón, continuando hasta mediaos de los ochenta, darréu vieno un parón nel que l’estrumentu escaecióse de nueves y casi desapaez. Retomé esti campu de trabayu y conseguí recoyer dellos datos que mos apurren más información sobre la utilización de la bandurria.
La investigación fízose nel conceyu de Casu y sobre tou nel pueblu de Caliao y n’otros pueblos de la redolada. En Coballes vivió un de los meyores bandurrieros, David Caballín Traviesas. Gracies a les grabaciones que se-y ficieron tocando conservamos y conocemos parte del so repertoriu musical, dellos toques, ritmos, melodíes, etc., y el so usu dientru la tradición. Anguañu nun queda denguna persona mayor de la que deprender a tocar la bandurria.

La Bandurria

La bandurria ye un estrumentu de cuerda. Los modelos alcontraos, fechos n’Asturies, tienen unes medíes que van entre los 50 y 60 centímetros de llargo por 15 a 20 d’ancho y 6 a 8 d’altor, les parés llaterales tienen entre 6 y 8 milímetros y tan fechos d’una sola pieza de maera, que pue ser de pláganu, cerezu,.. 
Tién forma d’ochu irregular y lleva nun estremu un mástil onde se pulsen les cuerdes. Nun lleva trastes. Lleva tres cuerdes de tripa, dicen que de pita suenen meyor magar tamién valen de corderu. 
Les cuerdes van agarraes na parte d’embaxu a una pieza de maera o güesu nomá “Restriellu”, que ye una auténtica obra d’arte na mayoría los casos. El “Restriellu”, va atau con un cachín de cuerda de tripa a un tucu del propiu estrumentu que sobresál na parte d’abaxu.


Partes d’una bandurria; hai que decatase de la tapa de pelleyu.

Les cuerdes ténsense con unes pieces cóniques de maera nomaes “Tornos”que van a la parte d’enriba. Esta parte nos modelos más antiguos tién forma de foz, y n’otros casos aseméyase al clavixeru d’un vigulín.
La tapa d’enriba ye de pelleyu de cabritu, afitada con unos clavinos de maera nomaos tamién “Tornos”, nos años caberos sustituyéronse por chinchetes metáliques.
Les cuerdes reposen sobre una piecina de maera nomá “Caballu” que ye la que transmite la vibración al pelleyu y ésti a la caxa de resonancia. Nun tién denguna pieza per dientru.

Exemplu d’un restriellu perguapamente trabayáu.

El pelleyu tién tres o cuatro furacos pa que salga’l soníu, xeneralmente dos a la parte del “Restriellu” y un a la de les cuerdes.
Per detrás tolos modelos alcontraos son planos y tienen una talla, o nótase l’intentu de facela, con figures xiométriques, zigzagueaos, rosetones, cruces, cares, corazones y algunos les iniciales del construtor o del dueñu, tou al estilu de la decoración tradicional n’Asturies en muebles, preseos y horros, y que mos fai albidrar un pasau medieval solo con velo.

El soníu sácase-y esfrotiando les cuerdes con un “Rabil” o “Cayau”, pieza de maera con forma d’arcu, fechu con una xamasca o un raigañu al que se-y aten nos estremos una retafila de guedeyos de cola caballu, dicen que de yegua nun valen porque al mexar p’atrás esgóncialos y rompen primero. La tensión d’estos guedeyos faise a mano y al gustu del bandurrieru. Los guedeyos o “serdes” pásense por resina pa qu’agarre bien a les cuerdes. Les tres cuerdes esfrótiense y suenen al mesmu tiempu porque’l “Caballu” ye planu.

Illustración de les Cantigues a Santa María, sieglu 13.

La bandurria utilízase, sobre tou, p’acompañar cantares que’l propiu músicu interpreta, poro que les cuerdes afínense a la voz del cantante. Una cuerda fai de baxu continu y nes otres dos tóquense les melodíes dependiendo del intervalu musical y la tonalidá que s’utilize.
Los intervalos p’afinar les cuerdes suelen ser d’octava, quinta y cuarta, por exemplu: Re, La, Re´, o, Re, Sol, Re´, lo que tamién mos empobina a la música medieval. Otra particularidá de la bandurria ye la forma de tocala. Tócase sentau y con ella entre les piernes, lo que mos recuerda a delles figures miniaes de músicos qu’apaecen nes cantigues, de Santa María, d’Alfonso X, y que tan feches nel sieglu trece.

Otra bandurria ensín venceyamientu 
dengún cola asturiana.

El nome de bandurria traxo alderique por mor de paecese ésti vocablu al d’otru estrumentu más conociu y popular anguañu qu’utilicen les rondalles, tunes, etc., y tamién por esistir otru estrumentu de la mesma familia musical nomau “Rabel” d’utilización espardía por Cantabria, Palencia, Segovia, Avila, Zamora, Toledo, Logroño, Soria y otres rexiones lo que dio pié a enguedeyu y a despreciar y dar por erróniu el nome de bandurria. Nada más lloñe de la rialidá. Ye bastante frecuente l’enquivocu a la hora d’estudiar los estrumentos antiguos.

Siguiendo’l criteriu d’investigar, ¿Por qué el nome de bandurria?, llevóme a esplorar en dos caminos: el trabayu de campu y la documentación en testos.
Ello ye que los informantes de Casu, l’Infiestu, Llanes y Cangues d’Onis, onde tengo recoyíos datos del estrumentu nun sabien lo que yera un rabel y namás ver la bandurria reconocíenla pol so nome. N’otres zones comu Riaño, nel territoriu alministrativu de Lleón, Potes o nel pueblu de Pejanda, del valle de Polaciones nel territoriu alminisrativu de Cantabria, tamién hubo y hai persones mayores que tocaben y toquen y nomen al estrumentu bandurria, nestes zones el nome de rabel tá más espardiu y continua xenerando enquívocos a los investigadores. La xente que diferencia la bandurria y el rabel n’eses poblaciones failo pola forma en que s’agarra pa tocar. El rabel tócase apoyau nel llombu o nel brazu y la bandurria entre les pates. Otres diferencies nótense a simple vista na construción y nel númberu de cuerdes.


Exemplu d’una bandurria coles tres cuerdes carauterístiques, la tapa de pelleyu, el caballu planu y el restriellu trabayáu.

En vistes que’l pueblu aínda caltién na alcordanza colletiva un nome pa diferenciar los dos estrumentos y teniendo en cuenta que debemos respetar esa alcordanza ya que ye la que mantién en munches ocasiones el filu trasmisor de la hestoria, aunque seya abegoso comprendela al principiu, nada meyor qu’un retu como ésti pa cualaquier investigador.
La consulta de dellos testos sobre etimoloxía y dicionarios musicales dio más pistes sobre
ésti tema. Nel añu 1611 Sebastián de Covarrubias ya apunta delles notes onde s’aprecia l’enguedeyu sobre estos estrumentos cuandu describe la bandurria comu: estrumentu músicu a modu de rabel pequeñu de tres cuerdes.

La palabra bandurria tién el so orixen nel griegu “pandûra” o “pandoura” que tamién yera un estrumentu musical y que nel latín derivó en “Pandurium” o “mandurium”. El raigañu d’esti vocablu dió nome a dellos estrumentos de cuerda, incluso de percusión. L’Arcipreste de Hita, alredior nel sieglu catorce, cita la “manduria” y apurre datos sobre l‘usu afayaizu que tenía n’esa dómina:

"Aravigo non quiere la viuela de arco,
Çinfonia, guitarra non son de aqueste marco,
Çitola, odreçillo non aman caguyl hallaço,
Albogues e mandurias, caramillo e çanpolla,
non se pagan de aravigo quanto de ellos boloña."

Hai investigadores de la música arábigo-andaluza que dicen que d’esti testu pue dedúcise qu’estrumentos s’usaben pa interpretar música árabe y cuales non, basándose nel gustu de la música árabe p’acompañase al cantar d’estrumentos puntiaos comu el laud y non d’estrumentos de baxu o soníu continu.

D’esi testu puede desprendese que yera un estrumentu de soníu continu y cuerda esfrotiá con arcu. Otru autor que cita l’estrumentu alredior del sieglu dieciséis ye Felix Lope de Vega, y nesti autor voi a parame un cachu pa comentar un asuntu que m’ocurrió casualmente y dióme la pista pa saber a qu’estrumentu referíase Lope de Vega cuando relata en tonu de chancia, na so obra “La Dorotea”, el sucesu que vien darréu:

“Bandurrio es muy antiguo. Fue el primer inventor de las bandurrias que hoy llaman de su nombre. Es instrumento pequeño que, a guisa de los que los son, en subiéndosele el humo a las narices tapará un órgano. Fue Bandurrio llamado Rústico Orfeo porque habiéndose muerto su dama, intentó ir al los Campos Eliseos. Y aviendo llegado con esta locura una noche a las dehesas Gamenosas junto a Córdova, se le antojó que unas yeguas blancas eran las almas. Sacó su bandurria y espantó de manera los ganados, que los yegüeros ignorantes, como si fueran las bacanales de Tracia, le mataron a palos”.

Bien, gracies a la casualidá fui testigu nel pueblu de Caliao d’una escena que me remitió dafechu a esti testu. Mientres yo tocaba la bandurria delantre de dellos vecinos averóse el fíu d’un d’ellos montau nuna yegua, inmediatamente llevantáronse y mandáronme parar, fue tou tan rápido que quedé quietu y estrañau y entrugué que ¿Qué pasaba?, a lo que me retrucaron que la bandurria asustaba les yegües y que podía tirar al mozu, que dafechu ellos, de mozos, usaben la “Ronquiella”, estrumentu fechu con una llata y una cuerda qu’al tirar d’ella runflaba y metía un ruiu qu’espantaba les yegües, y que la usaben pa gastar bromes a otros mozos cuandu baxaben montaos nes caballeríes. 

Asina que probablemente la bandurria a la que fai referencia “La Dorotea” seya de cuerda esfrotiá y non pulsada. Dafechu l’estrumentu de cuerda pulsada utilizau poles rondalles apaez a mediaos del sieglu dieciséis y a partir d’esi momentu faise mui popular, lo que pue ser un de los motivos d’enquívocu a la hora de saber a qu’estrumentos se refieren dellos testos onde se cita la bandurria nel sieglu d’oru y posteriormente.
En cuantu a los vocablos “Rabel”, "Rabé" y "Rebec", esisten formes mui asemeyaes y hai referencies asgaya en testos medievales, describiendo al estrumentu comu de cuerda esfrotiá apaeciu al laud con cuerpu en forma de llagrima o pera, pero más curtiu.


Daniel García tocando la bandurria (a manzorga), acompangáu por Ismael Lachacona, nel festival "Caminhos da Transumância", n’Alpedrinha, 2003 (Portugal).

La utilización de la bandurria y del rabel anguañu esta casi desapaecía aunque hai algún intentu de xente mozo por recopilar material y continuar con una tradición probablemente milenaria. Nesi trabayu de recopilación decatamos una utilización común. Los dos estrumentos utilizábenlos sobre tou pastores que cola trashumancia fueren capaces d’esparder y compartir repertoriu y usu, esta mesma circunstancia tamién contribuyó a la so conservación en ámbitos mui reducíos y tamién al so desaniciu. 
Nel casu d’Asturies la utilización que conocemos pasa pol repertoriu de baile, alguna danza, pero sobre tou al acompañamientu d‘asturianaes, cantares y romances.
Nestos dos ámbitos, los cantares y romances, los dos estrumentos lleguen a tener algunes lletres y melodíes de repertoriu común entre xente que tocaba en pueblos allugaos n’ocasiones a más de quinientos kilómetros de distancia.


Detalle del pórticu de Samartiño de Noia, A Coruña, Galicia, sieglu 15.

Esiste muncha relación nel usu de los estrumentos entre Asturies y Cantabria. Nel pueblu de Caliao trabayóse muncho nos montes a la maera y ellí convivieron durante dellos meses al añu xente de la Liebana y del Valle de Polaciones y del conceyu Casín que fizo posible que la xente recuerde cantares d’un llugar y otru.

El ámbitu nel que se desendolcaba la música de bandurria yera al finar les xornaes de trabayu, enes folixes, filandones, esfoyaces, en navidá, pol antroxu, etc.
Según Chema Puente, investigador y recuperador de la bandurria y el rabel en Cantabria, nel Valle de Polaciones gustaba y gusta a la xente cantar asturianaes al estrumentu, comu esta:

"En Asturias los mineros, que buenos muchachos son,
pero tienen una falta, que mueren sin confesión.(Bis)
Desde el fondo de la mina, llamé al cielo y no me oyó,
Santa Barbara bendita, te digo de corazón,
mi madre quiere casarme con uno de la oficina,
si yo le quiero minero, que vaya y venga a la mina,
que vaya y venga a la mina, a la mina del carbón,
que aunque el carbón sea negro las pesetas blancas son,"


Un de los cantares recoyíos en Caliao y nel pueblu de Sigüencu, en Cangues d’Onis, danos pié pa decatase del usu irónicu del estrumentu y del calter del bandurrieru:

"Bien té lo dixi bandurria, qu’ibamos dir a castañes, 
tu me disti la desculpa, qu’estaben fríes les mañanes."


Un casu de repertoriu común con Zamora y Cantabria, por exemplu, ye‘l de la lletra que vien darréu: 

"En el jardín de la hierba buena donde se crían las azucenas,
Has estado en Reinosa y has aprendido a ponerle los cuernos a tu marido.
En el jardín de la hierba buena donde se crían las azucenas,
Mi novio es un cobarde que no se atreve a decirme a la cara lo que me quiere."
Nel pueblu de Caliao aínda queda xente qu’encopla y fae lletres comu esta onde se cuenta comu se fai una bandurria:

"Vo facer una bandurria, d’un troncu de cerezal,
El restriellu ye de texu, el caballu de nozal,
El pelleyu d’un corderu, los tornos de recimal,
Les cuerdes son de pitina, el rabil ye de peral
Vo cortar el rau a la yegua, pa preparai el sedal,
Y cantar enes velaes, pa que me den de cenar."


Algunos de los romances que circularon de forma común fueron: La fiera Crupecia, Rico Franco, La dama y el pastor, el mozu arrieru o la hermana cautiva, del que paso a contar la versión que recoyí en Caliao:

"Un venticinco de Mayo, iba yo de cacería, y vi lavar a una mora al pié de una fuente fría,
Apártate mora bella, apartate mora linda, deja beber mi caballo en la fuente cristalina,
No soy mora caballero, que soy cristiana cautiva,
me cautivaron los moros siendo yo muy chiquitina,
si quieres venirte a España, monta en mi caballería,
yo te juro por mi espada, que en el pecho la traía,
de no tocarte ni hablarte, hasta los montes de oliva,
y estos pañales que lavo, ¿dónde yo los dejaría?,
los de seda y los de holanda, monta en mi caballería, 
y los que no valen nada la corriente llevaría,
y al llegar a aquellos montes la mora llora y suspira,
¿Por qué lloras mora bella?, ¿Por qué lloras mora linda?,
porque aquí por estos montes, mi padre a cazar venía,
y mi hermanito manolo de la mano me traía,
¡Valgame la virgen Santa!, ¡Valgamé Santa María!,
creí traer una mora y traigo una hermana mía,
Abridme la puerta padres, ventanas y galerías,
Que aquí os traigo la prenda tan llorada noche y día,

Y su padre la abrazaba y su madre le decía, 
hija de mi corazón, ¿dónde estuviste metida?,
en un castillo de moros, que cautiva me tenían,
lavándole los pañales a una morita que había."


Depués de la recoyía de datos sobre bandurrieros en Caliao y otros pueblos d’alredior comu La Felguerina, La Infiesta, Coballes, Ricau, La Encruceyá, Pontepiedra, etc..,recopilé el nome de diecisiete persones que, aprosimadamente, dende 1870 a 1994 tocaron la bandurria.

La bandurria que podemos fechar con más antigüedá consérvala una vecina de Caliao, yera del so güelu y pue tener unos cientu trenta años polo menos.

El bandurrieru José Ramón Prida, en 
Buenos Aires, na década de 1960.

L’abundancia de datos nestos llugares y la escasez d’ellos n’otres zones d’Asturies, xunto cola observación de nueve estrumentos orixinales, despeslláronme’l camín pa reconocer que la procedencia de les bandurries que tán nel muséu arquiolóxicu tien de ser d’esa zona, arriendes, Xuán Manuel Calvo, alcalde de Caliao hasta 1999 y d’edá mui avanzada, conoció y vio como nos años trenta el marqués de La Rodriga compró y llevó de Caliao munchísimes coses.
Les semeyances en cuantu a tamañu, formes, talles, posición de los furacos nel pelleyu,, etc..
de los nueve estrumentos observaos fainos ver un ámbitu común, pos hai detalles que si nun se ven de una forma cercana y contemporania difícilmente se reproducen n’otros estrumentos.
Una de les bandurries del muséu, tién grabaes na parte d’atrás les iniciales E. M. , que correspuenden coles de Enrique Martínez, un artesanu de La Felguerina.

Les bandurries solíen faceles los propios músicos o acasu recibila n’herencia. Un de los construtores más renomau foi José González Martínez, conocíu por Jose’l Cau.
Otros dos bonos bandurrieros fueron José Ramón Prida y Pepe Calvo. Los dos emigraron a l’Arxentina, como otros vecinos de la zona, y ellí continuaron tocando la bandurria. Llegaron a grabar un tema nun discu de pizarra.

Gracies a l’alcordanza colletiva de los vecinos de Caliao y los alrediores fui capaz de recopilar unes setenta melodíes, y sigo recoyendo material, y gracies a les grabaciones que se-y ficieron a David Caballín y al iniciu nel conocimientu del usu de la bandurria que deprendí con Chema Puente, fízose rialidá l’obxetivu de deprender a tocar la bandurria d’una manera tradicional y mantener viva la trasmisión musical.
Gracies a l’asociación de folclore tradicional “La Quintana” y al Ayuntamientu de Casu, organizamos nel salón de les antigües escueles de Caliao a primeros de Mayu de 1998, nes fiestes de Santa Cruz, una esposición sobre la bandurria y un alcuentru de bandurrieros que tuvo su continuidá nel añu 1999, 2000 y 2001. 

Naguamos que se convierta nun llugar y una actividá de referencia pa toes aquelles persones interesaes na bandurria y el rabel. Si cualaquier persona qu’esté enfotada nesti tema apetez-y contar o conocer daqué más, nun dubie en ponese en contautu comigo.
L’estrumentu vuelve a sonar, a tener un usu musical y paezme que tién asegurau la permanencia entre nosotros unos cuantos años más. Dafechu na escuela de música tradicional “La Quintana”, en Xixón, tamos impartiendo clases de bandurria y otros músicos tán tocando con ella. Espero que pueda publicase pronto un método nel que toi trabayando pa deprender a tocar la bandurria y conocer un pocu de la so hestoria. Mentantu, agradezco de nueves la información que me dieron y el gabitu que m’echaron un montón de persones ensín les que non podría facer esti trabayu.

Daniel Garcia de la Cuesta

Bibliografia Consultada:
COROMINES, JOAN, Breve Diccionario Etimológico De La Lengua Castellana, Gredos, Madrid, 1967.
DICCIONARIO DE AUTORIDADES, Real Academia Española, Facsímil, Gredos, Madrid, 1964.
ENCICLOPEDIA UNIVERSAL ILUSTRADA EUROPEO-AMERICANA, Espasa-Calpe,1905.
ESCORTELL PONSODA, MATILDE, Catálogo De La Colección Etnográfica Del Museo Arqueológico, Uviéu, Consejería De Educación, 1984.
GARCÍA DE LA CUESTA, DANIEL, La Bandúrria, Boletín Anual Del Muséu Arquiolóxicu d’Asturies, Edita Conseyería d’Educación Y Cultura, Uviéu, 2000, Pp. 217-239.
GARCÍA DE LA CUESTA, DANIEL, La Bandúrria, Revista “Asturies, Memoria Encesa D’un País”, Nº 10, Avientu Del 2000, Pp. 26-33.
GARCÍA DE LA CUESTA, DANIEL, Presentación Bandurries, Boletín Informativu Del Muséu Arquiolóxicu d’Asturies, N º 14, Uviéu, 1998.
GARCÍA DE LA CUESTA, DANIEL, La Bandúrria Asturiana, Revista “Guía Asturiana Del Ocio”, N º 206, Uviéu, 2000, Pp. 32, 33.
GARCÍA DE LA CUESTA, DANIEL, Y LLANEZA ÁLVAREZ, JOSÉ ÁNGEL, La 
Percusión Nel Folclore Asturianu, Vtp Editorial, Xixón, 2001.
GARCÍA DE LA CUESTA, DANIEL, Y LLANEZA ÁLVAREZ, JOSÉ ÁNGEL, Instrumentos Airófonos Nel Folclore Asturianu, Vtp Editorial, Xixón, 2002.
GARCÍA DE LA CUESTA, DANIEL, Y LLANEZA ÁLVAREZ, JOSÉ ÁNGEL, Instrumentos Cordófonos Nel Folclore Asturianu, Vtp Editorial, Xixón, 2003.
GARCÍA DE LA CUESTA, DANIEL, Y, LLANEZA ÁLVAREZ, JOSÉ ÁNGEL, Musica Tradicional Asturiana, Percusión 1, 2 Y 3, Editora Del Norte, Mieres Del Camín, 2001. 
GOMARÍN GUIRADO, FERNANDO, El Rabel: Instrumento Músico-Folclórico, Publicaciones Del Instituto De Etnografía Y Folclore, Diputación Provincial De Santander, 1970.
M. TORNER, EDUARDO, Cancionero Musical De La Lírica Popular Asturiana, I.D.E.A.,Uviéu, 3ª Edición, 1986.
MARTÍNEZ ZAMORA, EUGENIO, Instrumentos Musicales En La Tradición Asturiana, Uviéu, 1989.
PÉREZ GUTIÉRREZ, MARIANO, El Universo De La Música, Sociedad General Española De Librería, Madrid, 1980. 
RIBERA, JULIÁN, Historia De La Música Árabe Medieval Y Su Influencia En La Española, Editorial Voluntad, Madrid, 1927
RAMÓN ANDRÉS, Diccionario De Instrumentos Musicales Desde Píndaro A J. S. Bach, Vox, Barcelona, 1995.
SANTIAGO LÓPEZ, MANUEL, El Rabel En Asturias, Revista De Folclore, N º 57, Valladolid, 1985.
TRANCHEFORT, FRANÇOIS –RENE, Los Instrumentos Musicales En El Mundo, Alianza Editorial, Madrid, 1985.
VALLS GORINA, MANUEL. Diccionario De La Música, Alianza Editorial, Madrid, 1971.


 


Início | Gaita-de-fole | Sócios | Actividades | Notícias | Escola de Gaitas |
Comprar | Orquestra de Foles | Documentos | Equipa | English  | Links | Contactos
Powered by RRMerlin

Associação Gaita de Foles - direitos reservados